jueves, 14 de julio de 2011

Algunos ingredientes básicos



Hablemos de algunos, tan sólo de algunos, ingredientes básicos que hay que tener en cuenta a la hora de preparar y de escribir el texto:
* La cohesión: Al escribir nunca olvides este ingrediente fundamental. La cohesión se consigue cuando todas las oraciones del párrafo se relacionan entre sí y forman un mensaje completo.
* El estilo: ¿De qué estamos hablando cuando hablamos de estilo? Después de revisar mucha bibliografía me quedo con la definición de Middleton Murry:
"El estilo es una cualidad del lenguaje que comunica con precisión emociones o pensamientos". "El estilo es perfecto cuando la comunicación del pensamiento o la emoción se alcanza exactamente."Cómo se logra el titánico objetivo de comunicar con precisión emociones o pensamientos:
* Sobre el escenario del buen estilo bailan una danza sincronizada cuatro importantes bailarinas:
La claridad: Si quieres ser claro renuncia a la ambigüedad, tu pensamiento debe llegar al lector sin diques por el medio.
La concisión: Utiliza las palabras justas y necesarias, no disgregues, no te vayas por las ramas, no agotes al lector. Como dice un gran escritor al que no le gusta ser citado, "no es lo mismo síntesis que omisión".
La sencillez: No compliques al lector con un lenguaje decimonónico. No te engañes, escribir con sencillez es mucho más complicado que echarle mano a la retórica.
La naturalidad: Es la hermana de la sencillez.
* Sé original. No es tan difícil como parece. Se sabe que no quedan en este mundo nuevos temas sobre los que escribir, el meollo de la cuestión no está en inventar sino en recrear. La originalidad depende de la forma de tratar el tema, de la manera en que se construyan las ideas, de las comparaciones, de las imágenes y de las emociones que seas capaz de provocar, y para eso tienes que buscar dentro de ti mismo. Mi libro de consulta habla de la sinceridad: "la originalidad no depende de la novedad del tema, sino del modo nuevo y sincero de tratarlo." O dicho en otras palabras, tienes que traer al exterior el particular y desbordante mundo que se agita en tu interior.
Concluyo con el más elemental de los ingredientes: La persistencia. Si quieres escribir, escribe, y escribe mucho.

© Carolina Meneses Columbié
 
Bibliografía consultada:


Martín Vivaldi, Gonzalo. Curso de Redacción. Teoría y Práctica de la Composición y del Estilo. Madrid: Paraninfo S. A., 2001